CONSTRUCCIONES Y SERVICIOS  MACIA LAFUENTE S.L.
Construcciones y Servicios Macia Lafuente  | info@consmacialafuente.es
Exito en tu reforma

 Claves para alcanzar con éxito la reforma de tu vivienda


Una reforma integral de vivienda es un proceso complicado. Son muchas las personas que dibujan en su mente la casa de sus sueños. Es habitual ir cogiendo ideas de un sinfín de imágenes: revistas de decoración, películas, casas de famosos, locales de moda, etc. pero, en muchas ocasiones, resulta muy difícil hacerlos realidad.
Si vamos a realizar una reforma de carácter integral en nuestra vivienda, un local es primordial tener en cuenta una serie de condicionante que, de manera generalizada, se quedan en el olvido. Anteponemos lo externo, lo decorativo a otros aspectos. Para intentar alcanzar ese sueño, esa casa ideal os mostramos las pautas adecuadas a la hora de acometer cualquier reforma integral.
Planificar, rodearse de buenos profesionales, contratar a empresas serias y fiables, una óptima gestión y la implicación en el proyectos son garantía de éxito a la hora de reformar tu vivienda.


1 –PLANIFICACIÓN   De las ideas al papel

 

 

                                        


 
¿Cuál es el objetivo que perseguimos a la hora de acometer una reforma? ¿Es por capricho?¿Es para dar respuesta a ciertas necesidades que actualmente no están cubiertas?. Debemos pensar, con tranquilidad y ajenos a opiniones externas, cómo utilizamos los espacios, qué realmente nos incomoda de nuestra vivienda en la actualidad.
Una vez que ya sabemos lo qué realmente queremos, tendremos que aplicarlo sobre el papel, dibujarnos un croquis que nos ayude a plasmar esa idea que tenemos en mente, una configuración inicial de nuestro futuro hogar, del que nos surgirán dudas importantes.
Este croquis nos ayudará a resolver antes de entrar en faena: ¿Puedo cambiar el baño de sitio? ¿El vestidor cuenta con las dimensiones adecuadas?  Y los enchufes ¿Cuántos necesito? ¿Dónde los ubico?.
Es en este momento cuándo debemos acudir a un profesional que nos ayude a pasar del papel a la realidad.
 
2.- ASESORAMIENTO. Rodearse de los mejores profesionales

 

                                               


 
Un profesional que nos aconseje y que encuentre el justo equilibrio entre lo que queremos tener, lo que podemos hacer y lo que estamos en disposición de gastarnos.
Un arquitecto nos ayudará a configurar nuestro futuro hogar de acuerdo a nuestras necesidades y nos asesorará en la aplicación de las normas básicas del diseño, en las direcciones conceptuales a seguir y en las técnicas funcionales, estéticas, ambientales, sensoriales, psicosociales, económicas y legales, controlando siempre los costes de la obra.
En esta fase sabremos a lo que tenemos que renunciar, cuáles son nuestros márgenes y, sobre todo, qué imprevistos podemos tener por el camino.
Una vez que contemos con ese proyecto, con ese asesoramiento profesional y sepamos lo qué queremos hacer, hay que precisar lo que nos vamos a gastar.
 
3.- OPTIMIZACIÓN PRESUPUESTO. Empresa constructora con garantías

 

 

                                                 


 
Habitualmente cometemos el error de solicitar infinidad de presupuestos. No es recomendable pedir más de 3 presupuestos. Comparar presupuestos es complicado. Debemos tener en cuenta que no se debe nunca comparar el precio final, dado que las empresas no ofertan exactamente lo mismo. Es esencial revisar toda la información y ver lo que nos ofrecen unos y otros, para poder comparar bajo las mismas condiciones, atendiendo a calidades, mediciones, tiempos….
Por ello es una gran ventaja contar con un proyecto y, sobre todo, con un profesional de confianza que nos asesore en los comparativos de los presupuestos.
Es recomendable sopesar otros aspectos más allá de lo puramente económico, los servicios de valor añadido y las garantías (seguro de responsabilidad civil, certificados, etc) de las distintas empresas que nos han presupuestado. Son muchas las ocasiones en las que lo barato sale caro. Por ello resulta mucho más conveniente contratar un único interlocutor que gestione y agrupe todos los oficios.
 
4.- OBLIGACIONES Y LICENCIAS. Experiencia en la gestión
 

 

                                                 


Es imprescindible suscribir un contrato entre el propietario y la empresa constructora que se ajuste al máximo a la ejecución de las obras, atendiendo a posible  eventualidades  pero evitando que las excepciones se conviertan en regla. Ese contrato deberá reflejar no sólo el presupuesto de las obras sino también las formas de pago, los materiales a utilizar y los plazos de ejecución. El cumplimiento de ese contrato evitará imprevistos no contemplados.
Antes de comenzar las obras debemos obtener todos aquellos permisos y licencias que sean necesarios.
La empresa constructora debe conocer qué permisos y licencias son los necesarios y nos asesorará en cómo debemos gestionarlos. Las licencias son responsabilidad del propietario pero al tratarse de obras de reformas su gestión no resulta complicada y pueden gestionarlos los profesionales que están más acostumbrados a realizar estas tramitaciones. En muchos casos, y siempre dependiendo del ayuntamiento y del carácter de la reforma, se tratan de declaraciones responsables que se tramitan en el momento.
 
5.- EJECUCIÓN DE OBRAS. Participación del propietario

 

 

                                            


Las indecisiones o las discrepancias a destiempo pueden ser más perjudicial que participar a medida que avanza la obra. En muchas ocasiones surgen ideas, necesidades que a buen seguro favorecerán la consecución del objetivo.
La implicación de los propietarios en el desarrollo de las obras es positiva para el buen término de las mismas.
Aunque tengamos a nuestro lado un buen profesional tenemos que estar pendientes de cómo se va desarrollando la obra, dejándonos asesorar pero sin paralizar el óptimo transcurso de la obra.
 
 
 

^